Los cenotes son formaciones milenarias de la naturaleza con agua cristalina, que se han popularizado desde hace tiempo, posicionándose como uno de los destinos turísticos mexicanos más concurridos.

La piedra caliza que los conforma, paulatinamente se desgastó con los años dejando al descubierto ríos subterráneos y túneles hasta formar el hueco tipo pozo que conocemos.

Los cenotes son clasificados en varios tipos con particularidades como su edad, si son a cielo abierto, semiabierto, subterráneos o en gruta. Los cenotes más maduros son aquellos que se encuentren más abiertos, los más jóvenes conservarán aun su cúpula.

Para los mayas, estas formaciones representaban portales hacia el inframundo en donde vivían los dioses, antepasados y seres sobrenaturales, por lo que eran utilizados para rituales en donde se les rendía tributo.

Hoy en día existen rutas turísticas en las que está permitido nadar o bucear dentro de ellos, así como llevar acabo sesiones fotográficas y bodas con rituales Maya ¡anímate a conocerlos!